GEOMANTAS Y BIOMANTAS

Las geomantas son materiales geosintéticos que tienen la función de servir como un sistema de control de erosión en taludes que normalmente carecen de vegetación. Algunas están hechas de polímero y otros materiales biodegradables, de ahí que se conozcan también como biomantas.

Las geomantas hechas de polímero normalmente son de polipropileno y poseen una estructura tridimensional generada por capas de mallas superpuestas y corrugadas. Gracias a su forma permiten que se aloje tierra vegetal con alguna mezcla de semilla de pasto, la cual queda atrapada entre dichas capas. Una vez que se gesta la vegetación las raíces, especialmente de pasto quedan atoradas entre la trama de la geomanta, de esta forma la vegetación es que logra realizar el trabajo de control de erosión en el talud.

Algunas geomantas de polipropileno poseen protección contra rayos UV, sin embrago existen otras de este mismo material que buscan degradarse con el paso del tiempo al igual que lo hacen las que están hechas de materiales naturales como fibra de coco. Las biomantas de fibras naturales protegen la superficie del talud al mismo tiempo que proporcionan las condiciones necesarias de temperatura y humedad mientras se logra dar la vegetación.

Beneficios del sistema:

  •  Estailidad superficial mediante un sistema natural con vegetación
  •  Taludes vegetados con pendientes pronunciadas
  • Taludes producto de corte
  • Fachadas ecológicas en taludes naturales o artificiales
  • No requiere mano de obra especializada
  • Tiempo corto de instalación
  • Minimiza el costo de la obra
  • Taludes de suelo reforzado

Las geomantas también se utilizan para proporcionar un acabado vegetado en taludes reforzados con geomalla para dar protección superficial al mismo tiempo que brida un acabado ecológico y estético. También se utilizan en los taludes de canales naturales para evitar la erosión provocada por el paso del agua.